La palmadita del día: ¡Quédate con lo mejor de tu día!

¿Tiendes a quedarte con ‘lo malo’ al terminar el día?

Yo no sé si a ti te pasa, pero la mayoría, cuando acaba el día, a no ser que haya pasado algo extraordinario, tendemos a quedarnos con lo “malo”, que a partir de ahora, llamaré lo que es susceptible de mejora, o  muy susceptible de mejora, lo que no nos ha salido bien ( o no como esperábamos), lo que nos ha salido mal, o si hemos hecho la cagada del siglo. Por suerte, no es demasiado frecuente, y la mayoría de las veces, no es tan horrible ni tan drástico como nos imaginamos pero por la noche, estos pensamientos/sentimientos, se vuelven todavía más oscuros, más negros y más dramáticos. ¿reconoces esa sensación?

STOP DRAMA

Qᴜᴇ́ ᴛᴇ ᴘᴀʀᴇᴄᴇʀɪ́ᴀ ɪʀᴛᴇ ᴀ ᴅᴏʀᴍɪʀ ᴄᴏɴᴛᴇɴᴛᴏ ʏ ᴇɴ ᴘᴀᴢ ᴄᴏɴ ᴇʟ ᴅɪ́ᴀ ᴏ̨ᴜᴇ ʜᴀs ᴛᴇɴɪᴅᴏ.

Ya casi ha terminado tu día. Ya has cenado, cocina recogida. Has hecho las llamadas que tenías pendientes. Está todo bien,  en calma. Has echado un vistazo a la agenda para organizar el día de mañana. Es el momento para tí. Siéntate y escribe. Tómate tu tiempo.

Te preparas una infusión, coges esa libreta preciosa y estupenda que te has comprado, el boli, pluma que tanto te gusta y vas a disfrutar de escribir a mano durante un ratito, todo lo que ha ido bien hoy.

Escribe exclusivamente lo que ha ido bien, eso por lo que estás agradecida Sin ‘peros ni ‘esques’. Aunque creas que has tenido un día de m___ , seguro que en algún momento, has tenido una buena sensación o experiencia, algo de lo que te has sentido orgulloso.

Convierte este acto en un ritual.

Cómprate una plantita o una velita aromática. Enciéndela, siente la paz de la noche, el fresquito después del calor del día. Si tienes terraza siéntate en la terraza. Mira el campo, el cielo, la calle, los edificios que tienes delante.

Escucha el silencio, el ruido o ponte unos cascos con tu música favorita…

Acércate la libreta y huele la hoja en blanco…. ¿Sientes la emoción de empezar una libreta; como cuando eras pequeña.

Si te gusta escribir a pluma, rescata esa pluma que te regalaron para la comunión. Úsala. : el ruido del boli, del lápiz, de la pluma al escribir en el papel en blanco, mira cómo se va llenando la página de palabras…

Deja que se enfríe un poco la infusión o ponle hielo, y disfruta del sabor entre frase y frase.

Coge la taza entre tus manos déjate llevar… siéntete libre… y escribe.

Convierte este momento en un ritual de calma y serenidad.

Llévate esa sensación a la cama… duérmete con esa sensación. Si hoy te has llevado todo eso de bueno, imagínate lo bueno que puede traerte  mañana…

  • ¿Qué te ha salido bien?
    • He terminado todo lo que me había propuesto terminar hoy
    • He hecho una presentación y me ha salido bordada
    • He ido al Gym
    • He ido a bailar y he disfrutado como un enano/enana
    • He hecho los 5 minutos de meditación diario
    • La tortilla de patata de la cena estaba espectacular
    • He probado una nueva receta y me ha salido para chuparse los dedos!!!
  • ¿Qué has resuelto de una manera satisfactoria?
    • El tema que tenía atascado desde hace días, por fin he podido resolverlo
    • La conversación que tenía pendiente, ha fluido fácil
    • He llegado a un acuerdo que me tenía mareada desde hace tiempo
  • ¿Qué actitud has tenido hoy que te ha servido para gestionar mejor una situación complicada?
    • Me he tomado mi tiempo para contestar a mi hija adolescente desde la calma
    • He sido pro-activo en la reunión.
    • He asumido mis responsabilidad en la discusión
    • He sido un poco más flexible en…
    • Me he dado cuenta de que la decisión que tomé, ha sido acertada.
    • He visto otra manera de hacer que me parece que me dará mejor resultado o me ahorrará tiempo
    • Me he abierto a sugerencias nuevas
  • ¿Qué has aprendido/descubierto hoy que puede resultar útil?
    • Una nueva aplicación del móvil
    • Si pongo el móvil en modo avión , durante sólo una hora al día, me cunde más el tiempo…

⛔  PROHIBIDO los “pero”, los “es que”…

⛔  Quejas, lamentos y victimismo.

⚠ ️ OJITO! No caigas en la tentación de pensar que hubieras podido hacerlo mejor o de otra manera. Claro que podrías haberlo hecho mejor, y siempre se puede hacer de otra manera, lo importante es que lo has hecho lo mejor que has podido, teniendo en cuenta la situación, el momento, y las circunstancias. Quédate con eso.

⚠ ️ Tampoco te compares. Juan, Marta o María lo han hecho mejor o lo hubieran hecho mejor. Eso tú no lo sabes, y solemos “machacarnos” haciéndonos este tipo de comentarios que sirven de poco . Lo hecho, hecho está.

Proponte hacerlo cada día. Conviértelo en un hábito, en una rutina, y cuéntame ¿Qué te ha pasado, qué has sentido, qué tal has dormido?